Luis Buñuel en Breve

Los placeres del genio

Decenas de libros publicados desde los años sesenta diseccionan imagen por imagen las películas de Buñuel, tratando de encontrar explicación a la enigmática personalidad de su director y de localizar las claves para identificar los "placeres ocultos" del genio.
En "El náufrago de la calle de la Providencia" -documental realizado por Arturo Ripstein y Rafael Castanedo en 1971- el cineasta revela uno de esos placeres: el "buñueloni".
Ante la cámara, Buñuel devela el misterio del "buñueloni": un coctel preparado con tres medidas de ginebra, dos de campari y una de cinzano o martini dulce. Buñuel era muy aficionado a esa bebida, la cual preparaba a sus invitados en las frecuentes reuniones que organizaba en su casa de la ciudad de México.
Aunque detestaba los toros y otras aficiones populares españolas, Buñuel adoraba la comida, la plática y la bebida. Le gustaban los banquetes generosos, rociados con excelentes vinos y seguidos por una sabrosa charla no exenta de discusiones provocadoras. En pocas palabras, los "placeres ocultos" del genio eran más bien convencionales aunque, eso sí, muy sabrosos.

Biografía del
genio de Calanda

Legado cultural al mundo

Episodios y anécdotas

Una selección de
lo mejor de nuestro sitio