En el aire (1995)

México Color (Panavisión)

Una producción de:

Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), Instituto de Capacitación Cinematográfica, C/Producciones y Producciones Segovia

Género:

Drama nostálgico

Duración:

86 min.

Sonido:

Dolby estéreo

Dirección:

Juan Carlos de Llaca

Asistente de Dirección:

Manuel Hinojosa

Producción:

Productor ejecutivo: Gonzalo Infante

Guión:

Juan Carlos de Llaca con la colaboración de Jorge García; argumento: Alicia García Bergua y Juan Carlos de Llaca

Fotografía:

Claudio Rocha

Dirección de Arte:

Carmen Giménez Cacho

Vestuario:

Mónica Neumaier

Maquillaje:

Lucrecia González Muñoz

Edición:

Carlos Bolado

Efectos Especiales:

Alejandro Vázquez

Sonido:

Antonio Diego

Música:

Alejandro Giacomán; musicalización: Jaime Pontones

Selección de Reparto:

Claudia Becker


Reparto:

Daniel Giménez Cacho

....

Alberto

Plutarco Haza

....

Alberto joven

Sebastián Hiriart

....

Alberto niño

Dolores Heredia

....

Laura

Érika de la Llave

....

Marta

Pilar Mata

....

Ana

Tamara Shanath

....

Alicia

Angélica Aragón

....

mamá de Alberto

Alfredo Sevilla

....

papá de Alberto

Marta Aura

....

mamá de Laura

Emilio Cortez

....

Rafael

Alberto Estrella

....

Luis

Dino García

....

Rodrigo

Silverio Palacios

....

Batok

Claudia Gidi

....

Lorena

Damián Alcázar

....

comandante Paco

Diego Jáuregui

....

Pepe

Roberto Ríos Leal

....

Óscar

Angelina Peláez

....

directora

Erando González

....

maestro

Gerardo Martínez

....

policía

Mónica Sánchez

....

amiga de Laura 1

Alejandra González Anaya

....

amiga de Laura 2

Sabrina Gómez

....

amiga de Laura 3

Benny Ibarra de Llano

....

guitarrista y voz de "Los dientes macizos"

Mandú

....

guitarrista de "Los dientes macizos"


Sinopsis:
Alberto es disc-jockey en "Radio Púrpura", una estación dedicada a transmitir música de los sesenta. El recuerdo de Laura, su ex-esposa, y la nostalgia por sus locuras juveniles no permiten que Alberto disfrute el presente junto a Ana. Pero el tiempo ha pasado y Alberto tiene que aprender a reconciliarse con sus "fantasmas" y a perdonarse las equivocaciones.

Comentario:
"Collares de amor y paz a cinco pesos... Llévese su collar de amor y paz a cinco pesos..." La plaza que rodea la estación Insurgentes del recién inaugurado metro de la ciudad de México era un hervidero de gente de todas las edades. El vendedor ofrecía sus novedosísimos collares a un grupo de adolescentes vestidos a la moda unisex. Junto a ellos, un par de chicas enfundadas en entallados hot-pants caminaban con paso decidido rumbo a la calle de Génova, puerta de entrada al corazón de la Zona Rosa.

La televisión no dejaba de celebrar, con transmisiones "en vivo, en directo y a todo color", la llegada de los primeros astronautas a la Luna. En la radio, algunos locutores se atrevían a programar Nasty Sex, primer sencillo de un grupo pintorescamente llamado La revolución de Emiliano Zapata, que escandalizaba a los padres de familia, como escandalizaba todo lo que oliese -literalmente- a "hippie".

Corría el rumor de que Paul -el de Paul, John, George y Ringo- había muerto en un accidente automovilístico y que el joven que aparecía cruzando la calle en la portada de Abbey Road, el álbum más reciente del famoso cuarteto de Liverpool, era un suplantador que, además, daba claves sobre la muerte del ídolo por su vestimenta y porque aparecía caminando con los pies descalzos.

Woodstock, Led Zeppelin, Vaquero de medianoche, Jim Morrison, Andy Warhol, Jackie Onassis -sin el Kennedy-, Paul Muriat, la Pantera Rosa, Viaje a las Estrellas, los aros olímpicos, 2001: Odisea del espacio, los Rolling Stones, Yves Saint Laurent, la paloma de la paz, José Luis Cuevas, Roman Polanski, el 2 de octubre... la lista interminable de nombres y sucesos se agolpa en la memoria, en una especie de caleidoscopio psicodélico que configura, de manera fragmentada, el significado de los años sesenta.

Aunque cronológicamente no pertenece a la generación que vivió su adolescencia durante los sesenta, el director y guionista Juan Carlos de Llaca se siente espiritualmente ligado a esa década. En el prólogo del guión publicado de En el aire, el director comenta: "Los que hoy andamos en los treinta recibimos de coletazo mucha de esa atmósfera, de ese espíritu, de esa sensación. Había una comunión de deseos: la esperanza del cambio, la fe. Y donde hay fe, hay prejuicios: cualquiera que vistiera traje y corbata era el enemigo."

Más que un homenaje nostálgico a una época en la que el amor era posible y el rock era la neta, En el aire es un filme sobre el reconocimiento de que hay cosas que cuesta trabajo -que duele- cambiar, pero que no hay más remedio que cambiarlas. A través del personaje de Alberto, el director rinde un cariñoso tributo a todos los que, como sus primos y hermanos, despertaron un buen día con cuarenta años a cuestas... la misma edad de aquellos que en esos años pertenecían a "la momiza".

Pero la película ofrece una esperanza. Como escribe Eusebio Ruvalcaba en su presentación del guión de Juan Carlos de Llaca: "...para quienes pensamos, ocultos en este maldito traje gris, que hay un mañana, que con un poquito de suerte igual y nada se ha perdido; para toda esa bandota, bien que mal, mal que bien, nació En el aire."

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano