María Candelaria (Xochimilco) (1943)

México Blanco y Negro
Lugar dentro de las 100 mejores películas del cine mexicano: 37

Una producción de:

Films Mundiales

Género:

Drama rural

Duración:

96 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Emilio Fernández

Asistente de Dirección:

Jaime L. Contreras; anotadora: Matilde Landeta

Producción:

Agustín J. Fink; productor asociado: Felipe Subervielle; jefe de producción: Armando Espinosa

Guión:

Mauricio Magdaleno y Emilio Fernández, sobre un argumento original de Emilio Fernández

Fotografía:

Gabriel Figueroa; operador de cámara: Domingo Carrillo; alumbrador: Daniel López

Escenografía:

Jorge Fernández; tramoya: Salvador Martínez; utilería: Darío Cabañas

Vestuario:

Armando Valdés Peza

Maquillaje:

Ana Guerrero

Edición:

Gloria Schoemann

Sonido:

Howard E. Randall; grabación: Jesús González Gancy (diálogo) y Manuel Esperón (música)

Música:

Francisco Domínguez

Jefe de Repartos: Antonio Mendoza

Reparto:

Dolores del Río

....

María Candelaria

Pedro Armendáriz

....

Lorenzo Rafael

Alberto Galán

....

pintor

Margarita Cortés

....

Lupe

Miguel Inclán

....

don Damián

Beatriz Ramos

....

periodista

Rafael Icardo

....

cura

Julio Ahuet

....

José Alfonso

Lupe del Castillo

....

huesera

Lupe Inclán

....

chismosa

Salvador Quiroz

....

juez

Nieves

....

modelo

Elda Loza

....

modelo

Lupe Garnica

....

modelo

Arturo Soto Rangel

....

doctor

David Valle González

....

secretario del juzgado

José Torvay

....

policía

Enrique Zambrano

....

médico

Alfonso Jiménez "Kilómetro"

Irma Torres

Sinopsis:
En 1909, María Candelaria y Lorenzo Rafael, pareja nativa de Xochimilco, desean casarse a pesar de que las circunstancias les son totalmente adversas. La gente del pueblo hostiliza a María Candelaria por ser hija de una prostituta y la pareja debe enfrentar la avaricia del tendero don Damián, quien en secreto desea a la joven. Cuando María Candelaria enferma de paludismo, Lorenzo Rafael roba quinina y un vestido en la tienda de don Damián. El robo desencadena la tragedia para la joven pareja de enamorados.

Comentario:
María Candelaria fue el regalo que el “Indio” Fernández ofreció a Dolores del Río para congraciarse por los malos tratos que tuvo hacia ella durante la filmación de Flor silvestre (1943). En varias ocasiones, el temperamento bronco del “Indio” había aflorado de manera violenta y la actriz había estado a punto de retirarse del rodaje, enojada por lo que ella consideraba un trato indigno de su categoría. Los ruegos de sus compañeros y su alto sentido del profesionalismo la habían convencido de regresar, pero su relación con el director se había tornado distante.

El viernes santo de 1943, onomástico de la estrella, fue la ocasión escogida por el cineasta para buscar la anhelada reconciliación. Además de necesitarla como artista, el “Indio” comenzaba a quererla como mujer. En su recuento biográfico sobre la actriz, el escritor David Ramón relata:

Al llegar el turno de Emilio Fernández de darle su obsequio a Dolores, se acercó a la actriz, sacó un montón de servilletas escritas por los dos lados, prácticamente se las arrojó y le dijo: “Es su regalo de día de santo, una historia de cine. Pos a ver si le gusta, es su próxima película, se llama Xochimilco. Es de usted, es de su propiedad, si alguien quiere comprarla que se la compren a usted.”
Ramón, D. (1997). Dolores del Río. Vol. 1I: Volver al origen. México: Clío, p. 16.

Con todo y el generoso obsequio, Dolores tenía sus dudas: “Primero una mujer de rancho... Y ahora, ¿quiere que haga una indita? Yo... ¿descalcita?”

La originalidad de tan singular regalo fue cuestionada en distintas ocasiones. En su biografía del “Indio”, Paco Ignacio Taibo I afirma que Julio Bracho acusó a Fernández de haber plagiado varias escenas de Tabú, cinta hollywoodense dirigida por el famoso cineasta alemán Friedrich W. Murnau. Por su parte, Mauricio Magdaleno, responsable de la adaptación fílmica de la historia escrita en las servilletas, afirmaba que la trama de Xochimilco -o María Candelaria, como se llamaría en definitiva- estaba más que inspirada en Janitzio (1934), cinta cuyo protagonista fue el propio “Indio”. La inspiración llegaba incluso más allá de lo argumental: las imágenes de la secuencia del linchamiento son idénticas en ambas películas. Por supuesto que Fernández siempre negó estas acusaciones.

María Candelaria presenta, por primera vez en la filmografía de Emilio Fernández, el tema de la inocencia y la pureza indígenas. Para García Riera:

Al idealizar a los indios, el director no los ve como parte de la población mexicana, sino como una especie de secta marcada por un sino fatal que bien merece la sublimación compensatoria al modo de los “nativos” de Hollywood. De ahí la perfección y pureza de esa María Candelaria que parece amar por igual a la Virgen, a Lorenzo Rafael, a una marranita y a la tierra.
García Riera, E. (1993). Historia documental del cine mexicano III: 1943-1945. Guadalajara, México: Universidad de Guadalajara, p. 67.

El indígena puro, víctima de la opresión y de las injusticias de mestizos y blancos, protagonizará otras cintas del “Indio” Fernández, particularmente La perla (1945) y Maclovia (1948). Esta última sería, a pesar de que su director lo negara, una nueva versión de María Candelaria.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano