El compadre Mendoza (1933)

México Blanco y Negro
Lugar dentro de las 100 mejores películas del cine mexicano: 3

Una producción de:

Interamericana Films y Producciones Águila (Águila Films)

Género:

Drama de la revolución

Duración:

85 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Fernando de Fuentes

Anotadora:

Matilde Landeta

Producción:

Rafael Ángel Frías y José Castellot, Jr. (Interamericana); Antonio Prida Santacilia (Águila); gerente de producción: Paul Castelain

Guión:

Mauricio Magdaleno; diálogos: Juan Bustillo Oro y Fernando de Fuentes

Fotografía:

Alex Philllips; fotos fijas: Agustín Jiménez

Escenografía:

Beleho

Edición:

Fernando de Fuentes

Sonido:

B. J. Kroger

Música

Manuel Castro Padilla


Reparto:

Alfredo del Diestro

....

Rosalío Mendoza

Carmen Guerrero

....

Dolores

Antonio R. Frausto

....

Felipe Nieto

Luis G. Barreiro

....

Tenógenes

Joaquín Busquets

....

coronel Bernández

Emma Roldán

....

María, la muda

José del Río

....

Felipe, niño

Abraham Galán

....

coronel Martínez

José Ignacio Rocha

....

Jerónimo, criado

Ricardo Carti

....

Ventura, hermano de Rosalío

Alfonso Sánchez Tello

....

El Gordo

José Eduardo Pérez

....

hermano menor de los Mendoza

César Rendón

....

Miguel M. Delgado

Carlos López "Chaflán"

Max Langler

Chel López


Sinopsis:
En plena revolución mexicana, el terrateniente Rosalío Mendoza sobrevive haciendo y pidiendo favores en ambos bandos de la contienda (las fuerzas gubernamentales y el ejército de Zapata). En su haciendo todo mundo es bienvenido y Mendoza es muy estimado, especialmente por el general Felipe Nieto. El tiempo pasa y la situación comienza a hacerse insostenible. Mendoza tendrá que tomar partido, aunque ello signifique la traición a sus amigos.

Comentario:
El segundo de los tres clásicos de Fernando de Fuentes sobre la revolución mexicana -junto con El prisionero trece (1933) y Vámonos con Pancho Villa (1935)- sufrió durante varios años de la incomprensión de los críticos y de la ceguera de las autoridades cinematográficas mexicanas, quienes condenaron a esta cinta a un olvido estratégico que terminaría en los años sesenta.

A partir de entonces, El compadre Mendoza ocuparía un lugar distinguido dentro del selecto grupo de clásicos de la cinematografía nacional.

El compadre Mendoza es sobre todo una excelente muestra de cine narrativo; sorprende por su rechazo de lo convencional, por su unidad de estilo, por su fuerza dramática, y por el buen uso de un reparto competente.
García Riera, E. (1992). Historia documental del cine mexicano 1: 1929-1937. Guadalajara, México: Universidad de Guadalajara, p. 114.

Parte del mérito del redescubrimiento del filme se lo atribuye García Riera al crítico e historiador francés Georges Sadoul, quien visitó México a principios de los sesenta y vio en la cinta a uno de los grandes logros del cine mexicano. Los cineclubes se encargarían de difundir la cinta y la llegada del video contribuiría a ampliar su difusión.

La crítica especializada ha destacado que los primeros filmes de Fernando de Fuentes se alejaron de la visión folclórica y romántica que imperaría en el cine mexicano sobre la revolución. Ningún intento posterior por mostrar en el cine al mayor conflicto bélico de nuestra historia lograría el efecto que El compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa (1935) siguen teniendo.

En 2010, como parte de las conmemoraciones del centenario de la revolución nexicana, la Filmoteca de la UNAM puso a la venta una magnífica edición en DVD de la Trilogía de la Revolución de Fernando de Fuentes, integrada por El prisionero 13 (1933), El compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa. Por primera vez en más de siete décadas, las tres películas pueden verse y escucharse con la estupenda calidad visual y sonora que Fernando de Fuentes imprimió en cada una de ellas.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano