El bruto (1952)

México Blanco y Negro

Una producción de:

Internacional Cinematográfica

Género:

Drama urbano

Duración:

80 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Luis Buñuel

Asistente de Dirección:

Ignacio Villarreal

Producción:

Sergio Kogan; gerente de producción: Gabriel Castro; jefe de producción: Fidel Pizarro

Guión:

Luis Buñuel y Luis Alcoriza

Fotografía:

Agustín Jiménez; operador de cámara: Sergio Véjar

Escenografía:

Gunther Gerszo; asistente: Roberto Silva

Maquillaje:

Ana Guerrero

Edición:

Jorge Bustos y Luis Buñuel (sin crédito)

Sonido:

Javier Mateos y Galdino Samperio


Reparto:

Pedro Armendáriz

....

Pedro "El Bruto"

Katy Jurado

....

Paloma

Rosita Arenas

....

Meche

Andrés Soler

....

Andrés Cabrera

Beatriz Ramos

....

doña Marta

Paco Martínez

....

don Pepe

Roberto Meyer

....

Carmelo González

Gloria Mestre

....

María

Paz Villegas

....

madre de María

José Muñoz

....

Lencho Ruiz, vecino

Diana Ochoa

....

esposa de Lencho

Ignacio Villalbazo

....

hermano de María

Joquín Roche

....

actuario

Guillermo Bravo Sosa

....

cojo

Jaime Fernández

....

Julián García, vecino

Lupe Carriles

....

criada

Raquel García

....

doña Enriqueta

José Chávez Trowe

Margarito Luna

Jorge Ponce

Polo Ramos

Amelia Rivera

Efraín Arauz


Sinopsis:
El avaro Andrés Cabrera contrata al carnicero Pedro para reprimir a los inquilinos amotinados de una vecindad propiedad suya. El obediente Pedro descargará su enorme fuerza en los vecinos y su primitiva pasión en Paloma, la amante de don Andrés.

Comentario:
Tercera colaboración entre Buñuel y el productor Sergio Kogan, El bruto fue un proyecto que entusiasmó al director por sus posibilidades expresivas. La historia del matancero Pedro, un hombre elemental y manipulable convertido en una mortal máquina de golpear, guarda más de un punto de conexión con el ambiente y los personajes de Los olvidados (1950).

Al respecto John Baxter, autor de una interesante biografía sobre Buñuel, señala que "existen un buen número de resonancias entre El bruto y Los olvidados (1950), desde la ubicación de ambas historias en barrios de clase humilde, la joven inocente (de nuevo llamada 'Meche'), hasta el personaje principal [de nuevo 'Pedro'], el bruto del título, quien no se regenera, es puro en su violencia, y es perseguido por la policía."

El interés de Buñuel por los personajes de la clase trabajadora es expresado por Baxter a partir del comentario de Raymond Durgnat, otro biógrafo de Buñuel. "Buñuel, como muchos pensadores de izquierda, sentía un especial afecto por los herederos de la clase trabajadora que se convierten en agentes de la burguesía; los guardabosques de La edad de oro (1930) y La joven (1960), el mayordomo de El ángel exterminador (1962), el policía, el golpeador a sueldo. En cierto sentido, estos personajes traicionan sus orígenes de clase. En otro sentido, representan la pugna constante de intereses personales en cada miembro del proletariado. O de nuevo, pueden ser vistos como víctimas del «confusionismo» promovido por la cultura dominante."

Lo cierto es que Buñuel llevó a cabo para esta película un proceso de investigación muy similar al realizado para filmar Los olvidados (1950). Entrevistado por José de la Colina, Buñuel recordaba que "cuando escribíamos el guión fuí al rastro de la ciudad de México a las cuatro de la mañana a presenciar una matanza de reses y corderos. Hice amistad con los matanceros y alguna vez fui a tomar pulque con ellos. También los vi trabajar. Uno de ellos, por ejemplo, tenía un gran cuchillo, pasaba un buey y ¡zaz! el animal caía muerto, sin que el hombre dejara de hablar conmigo [...] daba escalofríos, pero para él eso era pura rutina."

Sin embargo, a pesar de su interés por la trama y sus personajes, Buñuel se vio obligado a eliminar muchos de los detalles que había planeado incluir en la cinta debido al bajo presupuesto asignado por Kogan y a un plan de rodaje muy apresurado. El bruto fue filmada en tan solo dieciocho días, un tiempo récord aún para Buñuel, acostumbrado a los rodajes rápidos.

La fría recepción otorgada a El bruto en su estreno redujo el optimismo de Buñuel sobre su sobrevivencia dentro de la industria cinematográfica mexicana. Solicitado por productores franceses, Buñuel comenzó a planear su eventual retorno a Europa, aunque pasarían algunos años antes que abandonara definitivamente al cine de nuestro país.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano