Le charme discret de la burgeoisie (1972)
(El discreto encanto de la burguesía)

Francia/España/Italia Color (Eastmancolor, Panavisión)

Una producción de:

Greenwich Film [Francia]; Jet Film [España]; Dear Film Produzione [Italia]

Género:

Drama surrealista

Duración:

101 min.

Sonido:

Estéreo

Dirección:

Luis Buñuel

Asistentes de Dirección:

Pierre Lary y Arnie Gelbart

Producción:

Serge Silberman; director de producción: Ully Pickard

Guión:

Luis Buñuel y Jean Claude Carrière

Fotografía:

Edmond Richard; operador de cámara: Bernard Noisette

Escenografía:

Pierre Guffroy; asistente: Arnie Gelbart; decorador: Albert Rajau

Vestuario:

Jacqueline Guyot

Maquillaje:

Odette Berroyer y Fernande Hugi

Edición:

Hélène Plemiannikov; asistente: Gina Pignier

Sonido:

Guy Villette; ingeniero de sonido: Jacques Carrère; asistentes: Daniel Brisseau, Claude Villand y J. Porel

Efectos sonoros:

Luis Buñuel


Reparto:

Fernando Rey

....

Rafael Costa

Paul Frankeur

....

François Thévenot

Delphine Seyrig

....

Simone Thévenot

Bulle Ogier

....

Florence

Stéphane Audran

....

Alice Sénéchal

Jean-Pierre Cassel

....

Henri Sénéchal

Julien Bertheau

....

el obispo

Milena Vukotic

....

Inés

Maria Gabriella Maione

....

guerrillera

Claude Piéplu

....

coronel

Muni

....

campesina

Pierre Maguelon

....

sargento de la policía

François Maistre

....

Delecluze

Michel Piccoli

....

el ministro

Georges Douking

....

jardinero

Robert Le Béal

....

costurero

Bernard Musson

....

sirviente

Ellen Bahl

Christian Baltauss

Olivier Bauchet

Robert Benoît

Anne-Marie Deschott

Michel Dhermay

Jean Degrave

Sébastien Floche

François Guilloteau

Claude Jaeger

Jean-Claude Jarry

Pierre Lary

Alix Mahieux

Maxence Mailfort

Robert Party

Jean Revel

Jacques Rispal

Amparo Soler Leal

Diane Vernon


Sinopsis:
Don Rafael Costa, embajador de Miranda, y el matrimonio Thévenot están invitados a cenar en casa del matrimonio Sénechal, pero hay una confusión y los cinco deben ir a un restaurante. Al llegar se dan cuenta de que no podrán cenar porque el dueño del lugar ha muerto. A partir de este momento, las reuniones entre este selecto grupo de burgueses se verán interrumpidas por una serie de eventos extraordinarios, algunos reales y otros producto de la imaginación de los personajes.

Comentario:
En esencia, El discreto encanto de la burguesía puede considerarse como una nueva incursión de Buñuel, esta vez con mayores recursos de producción, en los temas que dieron origen una década atrás a El ángel exterminador (1962).

"Buscábamos un pretexto para una acción repetitiva, cuando Silberman nos contó lo que acababa de ocurrirle. Invitó a varias personas a cenar a su casa, un martes por ejemplo, olvidó hablar de ello a su mujer y olvidó que ese mismo martes tenía una cena fuera de casa. Los invitados llegaron hacia las nueve, cargados de flores. Silberman no estaba. Encontraron a su mujer en bata, ignorante de todo, cenada ya y disponiéndose a meterse en la cama."

Esta escena se convirtió en la primera de El discreto encanto de la burguesía. A partir de ella, Buñuel desarrolló una serie de situaciones en las que, sin forzar demasiado la verosimilitud, un grupo de amigos intentan cenar juntos, sin conseguirlo.

El discreto encanto de la burguesía fue un título escogido tan al azar como lo fue Un perro andaluz (1928). "Realmente no habíamos pensado en la burguesía hasta que, la última noche del rodaje, decidimos encontrar un título. Se me había ocurrido «El encanto de la burguesía» pero Carrière me hizo notar que faltaba un adjetivo, y entre mil de ellos fue elegido «discreto». Nos parecía que, con este título la película adquiría otra forma y casi otro fondo. Se la miraba de forma distinta."

El evidente tono de comedia de la cinta provocó que más de un crítico la considerara como "una sátira feroz de la burguesía". A Buñuel le disgustaban estas apreciaciones. "No es una sátira y mucho menos feroz. Creo que es la película que he hecho con un espíritu de humor amable. Tampoco busqué que la gente lanzara carcajadas de principio a fin. Me molestó mucho que en la publicidad dijeran: «¡Se ríe uno como loco!» y se mostrara una boca enorme pintada sobre unas piernas y bajo un sombrero hongo. Yo hubiera fusilado al publicista."

Quizás fue este sentido del humor amable el que provocó que la cinta fuese un éxito taquillero en el difícil mercado de los Estados Unidos. Cuando en febrero de 1973 se anunciaron las nominaciones a los premios Oscar, la cinta de Buñuel encabezó la lista de candidatas al premio a la mejor película en lengua extranjera.

La nominación y posterior obtención de Oscar hicieron que Buñuel regresara a Los Angeles, lugar donde pudo haber desarrollado su carrera cuarenta años atrás, de no ser porque el destino lo terminó llevando a México.

Al día siguiente de recibir el premio, Buñuel fue invitado por el director George Cukor a una cena a la que asistieron Alfred Hitchcock, William Wyler, Robert Wise, John Ford, George Stevens y Billy Wilder, entre otros grandes directores de Hollywood. Buñuel recibía de esta manera uno de los tributos más especiales de toda su carrera: el de sus camaradas de oficio quienes le externaron la gran admiración que sentían hacia su obra fílmica.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano