El inocente (1955)

México Blanco y Negro

Una producción de:

Matouk Films

Género:

Comedia de enredos

Duración:

94 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Rogelio A. González

Asistente de Dirección:

Manuel Muñoz

Producción:

Antonio Matouk y Óscar Dancigers; gerente de producción: Federico Amérigo

Guión:

Janet Alcoriza y Luis Alcoriza

Fotografía:

José Ortiz Ramos

Escenografía:

Edward Fitzgerald

Maquillaje:

Sara Herrera

Edición:

Charles L. Kimball

Sonido:

Rodolfo Solís y Enrique Rodríguez

Música:

Manuel Esperón; canciones: Alfredo Gil ("Mi último fracaso"), Trío Avileño ("Juegos infantiles"), Rubén Fuentes ("La verdolaga") y Manuel Esperón y Ernesto Cortázar ("No volveré")


Reparto:

Pedro Infante

....

Cutberto Gaudázar "Cruci"

Silvia Pinal

....

Mané

Sara García

....

madre de Mané

Óscar Ortiz de Pinedo

....

don Rogelio, padre de Mané

Armando Sáenz

....

Alberto

Félix González

....

Raúl

Maruja Grifell

....

madre de Alberto

Pedro de Aguillón

....

mecánico

Antonio Bravo

....

invitado

Lupe Andrade

....

invitada

Trío Samperio

....

mecánicos


Sinopsis:
Después de pelearse con su novio en la noche de Año Nuevo, la rica y caprichosa Mané sale furiosa rumbo a Cuernavaca para encontrarse con sus padres. El auto se le descompone en la carretera y la joven tiene que pedir ayuda en el taller donde trabaja el mecánico "Cruci". Tras comprobar que la avería es severa, "Cruci" ofrece llevar a Mané de vuelta a México. Al llegar a su casa, la joven invita al mecánico a celebrar el Año Nuevo sin imaginarse que la inocente velada terminará en un matrimonio forzado.

Comentario:
Si en los años cuarenta fue el director Ismael Rodríguez el encargado de crear el "fenómeno" Pedro Infante, en la década siguiente el actor de Los tres García (1946) encontraría en Rogelio A. González a un joven y talentoso director capaz de perpetuar su mito e incluso de "hacerlo volar más alto."

González tenía buena escuela y nuevas ideas. Su colaboración como guionista de varias de las cintas más aclamadas del "Ídolo de Guamuchil" lo había llevado a conocer pefectamente las dotes intepretativas del actor. Sin embargo, el joven director no estaba dispuesto a repetir la fórmula:

A las enseñanzas de Rodríguez, Rogelio A. González agregaba una sensibilidad nueva, una malicia mayor respecto a los personajes, virtudes que lo convirtieron en el mejor director de Infante después de Ismael.
García, G. (1992). No me parezco a nadie: la vida de Pedro Infante. México: Editorial Clío, volumen 3, p. 21.

Infante y González hicieron mancuerna en ocho películas, de entre las que destaca El inocente, una fina comedia de enredos mundanos interpretada por un divertidísimo Pedro Infante y una sensacional Silvia Pinal.

Como en Escuela de vagabundos (1954), González retoma en El inocente los convencionalismos del "screwball comedy" hollywoodense y los adecúa al contexto mexicano sin que pierdan un ápice de su efectividad humorística. De esta manera, el director introduce a Infante en un nuevo tipo de comedia, más sofisticada y difícil de interpretar que sus comedias rancheras, logrando una versatilidad nunca antes vista en el actor.

El inocente es resultado de una conjunción de destacadas colaboraciones. El guión de Luis y Janet Alcoriza es una verdadera "pieza de orfebrería"; las actuaciones de la Pinal, Sara García y Ortiz de Pinedo poseen una gracia desbordante y un sentido exacto del ritmo. Agreguemos un director joven con ideas y una estrella en la plenitud de sus facultades histriónicas y tendremos como resultado una de las mejores -y menos valoradas- comedias del cine mexicano.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano