La perla (1945)

México Blanco y Negro
Lugar dentro de las 100 mejores películas del cine mexicano: 80

Una producción de:

Águila Films, S. A. para R. K. O. Radio Pictures, Inc.

Género:

Drama rural

Duración:

85 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Emilio Fernández

Asistente de Dirección:

Ignacio Villarreal; anotador: Jesús Marín

Producción:

Óscar Dancigers; gerente de producción: Federico Amérigo; jefe de producción: Alberto A. Ferrer

Guión:

Emilio Fernández, John Steinbeck y Jackson Wagner, basado en la obra original de John Steinbeck

Fotografía:

Gabriel Figueroa; alumbrador: Daniel López; operadores de cámara: Ignacio Romero y Pablo Ríos

Escenografía:

Javier Torres Torija

Maquillaje:

Armando Meyer

Edición:

Gloria Schoemann; edición de sonido: Víctor Lewis

Sonido:

James L. Fields; grabación: Nicolás de la Rosa (diálogos) y Galdino Samperio (música y regrabación)

Música:

Antonio Díaz Conde; canciones: "El gusto", "La bamba" y sones jarochos


Reparto:

Pedro Armendáriz

....

Quino

María Elena Marqués

....

Juana

Fernando Wagner

....

tratante usurero

Gilberto González

....

esbirro

Charles Rooner

....

doctor

Juan García

....

esbirro

Alfonso Bedoya

....

compadre

Raúl Lechuga

....

otro tratante

Max Langler

....

campesino

Pepita Morillo

....

mujer

Guillermo "Indio" Calles

....

campesino

Columba Domínguez

....

mujer

Enriqueta Reza

Beatriz Ramos

Luz Alba

Victoria Sastre

Margarito Luna

Carlos Rodríguez

Irma Torres

Andrés Huesca y sus Costeños

Sinopsis:
En una humilde villa de pescadores, Quino y su esposa Juana sufren la angustia de ver a su pequeño hijo picado por un alacrán. El médico del lugar, un codicioso extranjero, se niega a proporcionarles atención y el niño es salvado por una curandera. Tras encontrar una enorme perla en el fondo del mar, Quino despierta la avaricia del doctor y de su hermano, un usurero, quienes están dispuestos a apoderarse de la joya a toda costa.

Comentario:
En 1945, el corazón de Emilio Fernández latía aceleradamente por Olivia de Havilland, famosa estrella de Hollywood coprotagonista de Lo que el viento se llevó (Gone With the Wind, 1939). Fernández estaba convencido de que la bella y dulce Olivia era la actriz ideal para interpretar el papel central de La perla de la paz, el nuevo proyecto fílmico del “Indio” para Óscar Dancigers, productor de origen ruso-francés que había llegado a México en 1942 huyendo de los horrores de la guerra.

La labor que Dancigers había desarrollado en Francia como productor había encontrado continuidad en la pujante industria mexicana del cine y, a menos de un año de su llegada al país, ya se encontraba al frente de Águila Films. Cuando Fernández fue despedido sin contemplaciones de Clasa Films Mundiales, Dancigers lo contrató para dirigir Pepita Jiménez (1945) versión fílmica de una novela del español Juan Valera, cuya acción se lleva a cabo en la Andalucía del siglo diecinueve, terreno y época desconocidos para el cineasta.

Aunque la película no fue el éxito que esperaba, Fernández se sintió agradecido con Dancigers, a quien consideraba un productor culto y entusiasta del cine de calidad y en quien había encontrado el apoyo necesario para continuar su carrera. Su siguiente colaboración sería un proyecto más ambicioso: una película que contribuiría a lograr la anhelada internacionalización del cine mexicano.

Como las otras producciones de Dancigers en México, La perla -nombre definitivo del proyecto que dirigiría el “Indio”- era la adaptación de una obra literaria y se agregaba al creciente número de filmes mexicanos cuyo argumento estaba sustentado en el prestigio de un pluma famosa. Si Clasa había contratado al venezolano Rómulo Gallegos para que él mismo escribiera la adaptación de su popular novela Doña Bárbara (1943), Águila Films se aprestaba a coproducir con la RKO de Hollywood la versión fílmica de una historia escrita por el californiano John Steinbeck, cuyo guión sería elaborado por el mismo autor y que sería filmada en inglés y español.

Reconocido por sus novelas de temática social -“De ratones y hombres”, “Las viñas de la ira” y “Al este del paraíso” son algunos de sus títulos más famosos- Steinbeck era un autor muy popular y respetado en el mundo literario estadounidense. Ganador del Premio Pulitzer en 1940, su inclusión en cualquier proyecto fílmico era garantía de prestigio internacional.

La perla fue, como es de imaginarse, un proyecto costoso, pero que produjo muchas satisfacciones para los involucrados en su producción. Dancigers se convirtió en uno de los productores más importantes del cine mexicano; el “Indio” logró el anhelado reconocimiento internacional a su obra y Steinbeck escribió el que muchos consideran el más bellos de sus textos. En 1962, el autor de La perla sería galardonado con el Nobel de literatura.

¿Y la idea del “Indio” de que La perla fuese protagonizada por Olivia de Havilland? La actriz nunca se enteró de sus planes ni del profundo amor platónico que despertó en el director. Probablemente tampoco se enteró de que -en su honor- Fernández logró que el ayuntamiento de la Ciudad de México bautizara con el nombre de “Dulce Olivia” a la calle donde él vivía.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano