Salón México (1948)

México Blanco y Negro
Lugar dentro de las 100 mejores películas del cine mexicano: 28

Una producción de:

CLASA Films Mundiales

Género:

Melodrama de cabaret

Duración:

90 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Emilio Fernández

Asistente de Dirección:

Felipe Palomino; anotador: Manuel Alcayde

Producción:

Salvador Elizondo; productor ejecutivo: Fernando Marcos; jefe de producción: Alberto A. Ferrer

Guión:

Mauricio Magdaleno y Emilio Fernández

Fotografía:

Gabriel Figueroa; operadores de cámara: Daniel López, Ignacio Romero y Pablo Ríos

Escenografía:

Jesús Bracho

Maquillaje:

Ana Guerrero; peinados: María Salazar

Edición:

Gloria Schoemann

Foto-fijas:

Luis Márquez

Sonido:

Rodolfo Solís (grabación de diálogos) y José de Pérez (grabación de música y regrabación)

Música:

Antonio Díaz Conde; canciones: "El caballo y la montura", "Sopa de pichón", "Meneíto" y los danzones "Almendra", "Nereidas" y "Juárez no debió de morir"


Reparto:

Marga López

....

Mercedes López

Miguel Inclán

....

Lupe López

Rodolfo Acosta

....

Paco

Roberto Cañedo

....

Roberto

Mimí Derba

....

directora del colegio de señoritas

Carlos Múzquiz

....

patrón

Fanny Schiller

....

prefecta del colegio de señoritas

Estela Matute

....

cabaretera

Silvia Derbez

....

Beatriz

José Torvay

....

policía sordo

Maruja Grifell

....

profesora

Hernán Vera

....

cuidador del hotel

Humberto Rodríguez

....

velador

Luis Aceves Castañeda

....

ladrón

Francisco Reiguera

....

ladrón

Zoila Esperanza Rojas

....

intervención musical

Celia Cruz

....

intervención musical

Son Clave de Oro

....

intervención musical

Mulatas de Fuego

....

intervención musical


Sinopsis:
Mercedes trabaja como cabaretera en el "Salón México" para sostener los estudios de Beatriz, su hermana menor, en un exclusivo colegio de señoritas. Beatriz no sospecha a qué se dedica Mercedes y sueña con casarse con Roberto, un joven piloto del Escuadrón 201, hijo de la directora del colegio. Los problemas se presentan cuando Mercedes y Paco, su explotador, ganan un concurso de danzón. Paco se niega a compartir el premio y Mercedes, desesperada, roba el dinero mientras él duerme.

Comentario:
A pesar de que el paisaje rural fue el entorno característico en la mayoría de sus películas, Emilio Fernández nunca despreció las oportunidades que le brindaba el cambiante panorama de la Ciudad de México para ubicar algunas de sus historias. Sin embargo, su recelo ante el melodrama -género que el "Indio" consideraba menor- hizo que Fernández prefiriese su vena indigenista y relegara a cintas como Salón México o Víctimas del pecado (1950) a la categoría de filmes menores.

Si bien fueron pocas las películas urbanas del "Indio", éstas han conservado su vigencia e incluso se han convertido en las favoritas de algunos críticos revisionistas y de buena parte del público seguidor de su obra. Tomás Pérez Turrent señala:

[...] creo que por encima, incluso, de su cine indigenista están los dos grandes melodramas que ha hecho: Salón México y Víctimas del pecado. Él piensa que el melodrama es un género menor. Pero llamar melodrama a estas dos películas no es establecer un juicio de valor. Creo que son muy buenas películas y que representan lo mejor del "Indio"; lo más sincero. Creo que en ellas está más auténticamente el "Indio" que en el resto de su obra.
Tomás Pérez Turrent, citado en Taibo I, P. I. (1986). El Indio Fernández, el cine por mis pistolas. México: Joaquín Mortiz-Planeta, p. 127.

En gran medida, esa sensación de autenticidad que transmiten las imágenes de Salón México se debe a que el "Indio" caminaba por terrenos conocidos. Gran bailarín, antes que actor o director, Fernández conocía perfectamente los ambientes sórdidos y sombríos de los cabarets capitalinos en donde ganó más de un concurso como el que se celebra al principio de la película. La fotografía de Figueroa y la estupenda ambientación de Jesús Bracho contribuyeron a convertir a Salón México en una de las primeras cintas verdaderamente realistas del género cabaretil.

En Salón México, la ruda solemnidad del cine de Emilio Fernández da paso a una sensualidad gozosa y relajada, en la que destacan las estupendas interpretaciones de Marga López, Rodolfo Acosta y Miguel Inclán y el ritmo vibrante que el director imprime a la dirección de escenas.

Hace unos años, Salón México fue objeto de una sobrevalorada reinterpretación dirigida por José Luis García Agraz. Más afortunada como homenaje resultó ser Danzón (1991) de María Novaro, cinta que volvió a poner de moda el ambiente de aquellos salones de baile que el "Indio" Fernández conocía bastante bien.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano