Santitos (1998)

México/Estados Unidos/Canadá/Francia Color

Una producción de:

Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad, Tabasco Films, Fondo de Fomento a la Calidad Cinematográfica, Guillermo Springall, José Pinto, Maite Argüelles [México]; John Sayles, Tenoch Ochoa [Estados Unidos]; Daniel Andreu-Von Euw, Mact Productions, Goldheart Pictures [Canadá]; Fonds Sud Cinéma [Francia]

Género:

Comedia fantástica

Duración:

95 min.

Sonido:

Dolby estéreo

Dirección:

Alejandro Springall

Producción:

Alejandro Springall y Claudia Florescano; coproductores: Lemore Syvan, Ron Kastner y Antoine de Clermont-Tonnerre; productor ejecutivo: John Sayles

Guión:

María Amparo Escandón, basado en su novela homónima

Fotografía:

Xavier Pérez Grobert

Dirección Artística:

Salvador Parra y Eugenio Caballero

Vestuario:

Mónica Neumaier

Edición:

Carol Dysinger

Efectos Visuales:

Bob Munroe

Sonido:

David Baksht y Juan Manuel Aceves

Música:

Carlo Nicolau y Rosino Serrano; canciones: Liliana Felipe

Selección de Reparto:

Claudia Becker


Reparto:

Dolores Heredia

....

Esperanza

Fernando Torre Lapham

....

padre Salvador

Ana Bertha Espín

....

Soledad

Demián Bichir

....

Cacomixtle

Darío T. Pie

....

César

Roberto Cobo

....

doña Trini

Regina Orozco

....

Vicenta

Luis Felipe Tovar

....

Doroteo

Alberto Estrella

....

El Ángel Justiciero

Josefina Echánove

....

la profesora

Flor Edwarda Gurrola

....

Paloma

Mónica Dionne

....

la Morena

Pilar Ixquic Mata

....

la Flaca

Rudger Cudney

....

Scott Haynes

Maya Zapata

....

Blanca, hija de Esperanza

Juan Duarte

....

Fidencio, sacristán

José Sefami

....

doctor Ortiz

Felipe Ehrenberg

....

hombre de "La Curva"

Lilia Ortega

....

casera en Los Angeles


Sinopsis:
La muerte de su hija ha sumido a Esperanza en una profunda depresión. Devota de un ejército de santitos comandado por San Judas Tadeo, la mujer no se resigna a perder la fe. Una noche, desde el cristal sucio del horno de su estufa, el santo le da una señal: su hija no ha muerto pero es posible que esté en peligro. Armada de valor y completamente segura de que su santo no la va a engañar, Esperanza emprende una travesía que la llevará a los más recónditos agujeros de Tijuana y Los Angeles, en donde seguramente su hija la está esperando.

Comentario:
Los noventa pueden ser recordados como la década en la que el realismo mágico -género literario de honda raiz latinoamericana- logró ser transportado con éxito a las pantallas cinematográficas. Años de intentos fracasados fueron borrados de golpe tras el éxito de Como agua para chocolate (1992), el filme mexicano más popular de la historia reciente, basado en la novela de Laura Esquivel.

Otra novela del mismo género, escrita por María Amparo Escandón, da origen a Santitos, uno de los filmes mexicanos más populares de 1999. A simple vista, hay más de una coincidencia entre ambas películas: Las dos se basan en novelas exitosas cuyos guiones fueron escritos por las propias autoras, ambas historias son protagonizadas por mujeres resueltas a no dejarse vencer por la vida y las dos cintas fueron producidas con un resuelto apoyo de compañías productoras extranjeras.

Apoyado por una excelente campaña publicitaria, el filme de Alejandro Springall tiene buenas posiblidades de colocarse en el mercado internacional, apostando a una fórmula que ya ha demostrado con creces su éxito. El exotismo de Santitos puede parecer un poco -o un mucho- diseñado para gustar al público extranjero, pero eso no tiene nada de malo en una época en que el cine nacional anda tratando de reconquistar públicos.

Fórmulas aparte, lo cierto es que lo primero que salta a la vista de Santitos es su impecable factura técnica. Si a lo anterior añadimos sus excelentes actuaciones, su entretenida y divertida historia, su pegajoso fondo musical y dos o tres virtudes más, la película se convierte en un refrescante oasis enmedio del árido panorama fílmico del México de fin de siglo.

Es muy probable que Santitos tenga más éxito crítico en el extranjero que en México. El público mexicano, sin embargo, ha respondido de manera entusiasta ante esta película bien hecha y divertida, que cumple con lo que promete su inteligente campaña publicitaria.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano