Sin remitente (1995)

México Color

Una producción de:

Televicine, S. A. de C. V.

Género:

Drama urbano

Duración:

97 min.

Sonido:

Estéreo

Dirección:

Carlos Carrera

Producción:

Gabriela Obregón

Guión:

Carlos Carrera, Ignacio Ortiz y Silvia Pasternac, sobre una historia de Paula Marcovich

Fotografía:

Xavier Pérez Grobert

Dirección de Arte:

Gloria Carrasco

Edición:

Sigfrido Barjau

Sonido:

Salvador de la Fuente

Música:

Juan Cristóbal Pérez Grobert


Reparto:

Fernando Torre Lapham

....

don Andrés

Tiaré Scanda

....

Mariana

Luisa Huertas

....

Teresita

Luis Felipe Tovar

....

Luis Felipe

Guillermo Gil

....

Mario

Gina Morett

....

Beti

Marco Bacuzzi

....

amigo

Jesús Ochoa

....

médico forense


Sinopsis:
Don Andrés no puede rendir bien en su trabajo en la oficina de correos, pues su joven vecina Mariana organiza con frecuencia ruidosas reuniones. Cansado de reclamar, don Andrés llama a la patrulla. En venganza, Mariana le escribe cartas de amor firmadas por una solitaria desconocida. Este evento desencadena la pasión otoñal de don Andrés hacia Teresita, una prostituta que se hace pasar por la solitaria escritora. 

Comentario:
En su tercer largometraje, el director Carlos Carrera abandona la tranquilidad campirana de La mujer de Benjamín (1991) para contarnos una historia de la gran ciudad. El protagonista es don Andrés, un viejo trabajador de una oficina de correos que comparte con su joven y desatada vecina Mariana la estrechez del edificio de departamentos en el que viven.

Las reclamaciones de parte de don Andrés se vuelven muy frecuentes y fastidiosas para Mariana, la cual en venganza idea una forma de calmar al viejo: Enviándole cartas de amor ficticias sin remitente, firmadas por una mujer ideal anónima.

Mariana logra su objetivo; el viejo se enamora a tal grado de su epistolar enamorada que la deja de fastidiar. Pero ella jamás imagina el grado de ilusión que su vecino ha desarrollado hacia su personaje inventado, ni tampoco el desate de sentimientos y acontecimientos que pueden llevar a ambos personajes a un futuro incierto.

Conforme se va desarrollando la trama, y a partir de los personajes introducidos en ella, como la prostituta que le da vida a la supuesta escritora de cartas, el espectador puede percibir la visión del director acerca del significado de la vida en la gran ciudad.

Don Andrés ha sido olvidado por la sociedad contemporánea. El vivir en la gran urbe no significa que se sienta viviendo en comunidad; por el contrario, su vida está llena de un sentimiento de soledad y angustia.

Las cartas que recibe el protagonista lo llenan de una esperanza y alegría tales, que lo hacen añorar nuevamente el contacto con sus semejantes, aunque éstos provengan de mundos distintos al que él vive.

En Sin remitente, Carlos Carrera nos presenta también el contraste entre dos generaciones que luchan por ser escuchadas, pero que al mismo tiempo no hacen el esfuerzo por ver las cosas desde el punto de vista de la otra.

Dos generaciones que han sido separadas, tanto por los contextos en que les tocó vivir, como por los acelerados tiempos de la ciudad más grande del mundo..

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano