Susana (Carne y demonio) (1950)

México Blanco y Negro
Lugar dentro de las 100 mejores películas del cine mexicano: 46

Una producción de:

Internacional Cinematográfica

Género:

Melodrama pasional

Duración:

82 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Luis Buñuel

Asistente de Dirección:

Ignacio Villarreal

Producción:

Sergio Kogan; productor asociado: Manuel Reachi; jefe de producción: Fidel Pizarro

Guión:

Manuel Reachi; adaptación: Jaime Salvador y Luis Buñuel; diálogos adicionales: Rodolfo Usigli

Fotografía:

José Ortiz Ramos; operador de cámara: Manuel González; alumbrador: Luis García

Escenografía:

Gunther Gerszo

Maquillaje:

Ana Guerrero

Edición:

Jorge Bustos y Luis Buñuel (sin crédito); edición de sonido: Antonio Bustos

Sonido:

Nicolás de la Rosa, James L. Fields y Galdino Samperio

Música:

Raúl Lavista


Reparto:

Fernando Soler

....

don Guadalupe

Rosita Quintana

....

Susana

Víctor Manuel Mendoza

....

Jesús

Matilde Palou

....

Carmen

María Gentil Arcos

....

Felisa

Luis López Somoza

....

Alberto

Rafael Icardo

....

don Severiano, veterinario

Enrique del Castillo

....

oficial del reformatorio


Sinopsis:
Susana escapa del reformatorio donde ha estado encerrada por quince años y llega la hacienda de don Guadalupe. Allí, la joven seducirá a todos los hombres del rumbo, incluyendo al joven Alberto, hijo de don Guadalupe, al caporal Jesús y al propio hacendado.

Comentario:
Mientras que Los olvidados (1950) era objeto de acaloradas discusiones y su estreno comercial se dilataba por temor a un estrepitoso fracaso taquillero, Buñuel se enfrentaba de nuevo a la posibilidad de no volver a dirigir por algún tiempo.

Sin embargo, la astucia del actor Fernando Soler -con quien Buñuel había trabajado en El gran calavera (1949)- y la necesidad de encontrar un vehículo comercial para la estrella Rosita Quintana, esposa del productor Sergio Kogan, volverían a colocar a Buñuel detrás de la cámara en menos de seis meses.

Basada en una sinopsis de tres o cuatro páginas escrita por Manuel Reachi, Susana (Carne y demonio) comenzó a rodarse en julio de 1950. La filmación duró tan solo veinte días. "Teóricamente, me gustaría volver a hacerla, ya con más elementos y más libertad [...] Entre las cosas que improvisé para enriquecer el argumento está la escena en que Susana seduce al muchacho dentro del pozo. El erotismo un tanto simple de esa escena se intensifica tal vez con la idea del escondite."

Fue precisamente ese erotismo simple la clave del éxito de la película. Estrenada tres meses después de Los olvidados (1950), Susana (Carne y demonio) se convirtió en el segundo éxito de taquilla de Luis Buñuel en México y recuperó su viabilidad como director comercial.

La película parte de la base de una historia melodramática a la que Buñuel agregó un buen número de imágenes y situaciones que la terminan convirtiendo en una de las obras más inquietantes de la "filmografía menor" de este cineasta. "Claro que sabía [que el guión estaba lleno de convenciones melodramáticas] y que las jugué a fondo exagerándolas a drede. Pero no traté de ser astuto haciendo lo contrario de lo que indicaba el argumento [...] No era cosa deliberada de mi parte. Intervino el subconsciente, sin duda."

Susana (Carne y demonio) se vio beneficiada por el éxito internacional obtenido por Los olvidados (1950) en el Festival de Cannes de 1951. Ante un público europeo ávido de conocer lo que Buñuel estaba filmando en México, el productor Sergio Kogan logró vender la película en una fuerte cantidad a distribuidores franceses y británicos. La cinta fue recibida con perplejidad por los críticos europeos, quienes se preguntaban si ambos filmes habían sido dirigidos por la misma persona. Estas apreciaciones, sin embargo, no influyeron en el público del viejo continente, el cual convirtió a Susana (Carne y demonio) en una de las cintas más populares de la filmografía buñueliana en países como Bélgica, Alemania y Francia.

A cincuenta años de iniciado su rodaje, Susana (Carne y demonio) sigue siendo una de las cintas memorables de la filmografía de Luis Buñuel. Su exagerada mezcla de melodrama y erotismo la convierten en una de las grandes películas "menores" de este genial director.

 

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano