El vizconde de Montecristo (1954)

México Blanco y Negro

Una producción de:

Producciones Mier y Brooks y Producciones Cinematográficas Valdés

Género:

Comedia paródica

Duración:

90 min.

Sonido:

Monoaural

Dirección:

Gilberto Martínez Solares

Asistente de Dirección:

Jesús Marín; anotador: Guillermo de la Parra

Producción:

Felipe Mier y Óscar J. Brooks; productor ejecutivo: Ernesto Enríquez; gerente de producción: Eduardo Vega; jefe de producción: Enrique L. Morfín; sub-jefe de producción: Jorge Durán Chávez

Guión:

Gilberto Martínez Solares y Juan García

Fotografía:

José Ortiz Ramos; alumbrador: Luis García

Escenografía:

Jorge Fernández, decorados: Raúl Serrano

Vestuario:

Julio Chávez; vestuario de Ana Bertha Lepe: María de los Ángeles C. de Rueda

Maquillaje:

Margarita Ortega

Peinados:

Evelina Casas

Edición:

Carlos Savage; asistente: Raúl J. Casso

Títulos:

Nicolás Rueda, Jr.

Sonido:

Eduardo Fernández; grabación de diálogos: Eduardo Fernández; grabación de música y regrabación: Enrique Rodríguez; edición de sonido: Abraham Cruz; proyección de fondo: Óscar Lepe

Música:

Manuel Esperón

Coreografía: José Silva
Jefe de Repartos: Mauricio Rojas

Reparto:
Germán Valdés "Tin Tan" .... Inocencio Dantés
Ana Bertha Lepe .... Marga
Andrés Soler .... don Facundo Farías
Miguel Arenas .... don Miguel
Rafael Bertrand .... Polito
Famie Kauffman "Vitola" .... Rosaura
Marcelo Chávez .... celador
Joaquín García "Borolas" .... Lino
Guillermo Hernández "Lobo Negro" .... preso

Sinopsis:
Inocencio trabaja de mozo en un banco y está enamorado de Marga, la hija del gerente don Miguel. Polito, hijo de don Miguel y cajero del mismo banco, comete un fraude y el hombre se aprovecha del amor que Inocencio siente hacia su hija para hacer que lo culpen y encarcelen injustamente. Tiempo después, ayudado por el reo don Facundo, Inocencio logra huir de prisión y asiste disfrazado a un baile al que también van don Miguel y Marga. Allí, Inocencio encuentra la oportunidad para demostrar quién fue el culpable.

Comentario:
En una más de sus divertidas parodias de clásicos literarios, Tin Tan sufre con gracia, canta, baila y derrocha simpatía. De nuevo, la mancuerna entre el cómico y don Andrés Soler hace que la película valga la pena, tan solo por las divertidas escenas que ambos comparten.

Página principal

Los que hicieron
nuestro cine

Astros y luminarias
del cine mexicano

Literatura sobre
cine mexicano