Logo del ITESM

Películas de rumberas:
Gángsters contra charros (1947)
Salón México (1948)
Calabacitas tiernas (1948)
Aventurera (1949)
Sensualidad (1950)

Películas de arrabal:
Nosotros los pobres (1947)
Esquina bajan...! (1948)
El rey del barrio (1949)
Víctimas del pecado (1950)
El suavecito (1950)

Directores:
Emilio Fernández
Alejandro Galindo
Rogelio A. González
Fernando Méndez
Juan Orol
Ismael Rodríguez

Rumberas y arrabaleras:
Amalia Aguilar
Meche Barba
Rosa Carmina
Leticia Palma
Blanca Estela Pavón
María Antonieta Pons
Ninón Sevilla

Los reyes del arrabal:
Pedro Infante
David Silva
Fernando Soto "Mantequilla"
Germán Valdés "Tin Tan"

Libros:
Bellezas del cine mexicano (2001)
El cine de Juan Orol (1985)
Juan Orol (1987)
Mujeres de luz y sombra en el cine mexicano (1998)
Las reinas del trópico (1993)
SOMOS: El otro cine mexicano (1995)
SOMOS: Las rumberas del cine mexicano (1999)

La imagen cinematográfica del sexenio de Miguel Alemán está constituida por la rumbera y el arrabal. Más de cien películas con esos temas se filmaron durante su período de gobierno.

El género de las rumberas, y el cine que mostraba la vida en los barrios pobres de la ciudad, reflejaban el fenómeno de la creciente urbanización del país. La población de la ciudad de México había aumentado entre 1940 y 1950 más que en toda su historia.

Por otra parte, el cine de rumberas representaba una opción atractiva para una industria cinematográfica ansiosa de encontrar la manera de filmar más por menos dinero. Casi todos estos filmes contaban, con algunas variantes, la misma historia: una chica humilde de provincia llegaba a la ciudad, era "devorada" por la maldad imperante en la urbe, y quedaba condenada a bailar en el cabaret hasta encontrar la redención.

El cine de arrabal, cuya máxima figura fue sin duda el inolvidable "Pepe el Toro" del filme Nosotros los pobres (1947) de Ismael Rodríguez, representaba el espejo en el cual se miraban los provincianos que llegaban a la capital con la esperanza de encontrar un futuro más promisorio.

Pedro Infante, provinciano que había triunfado en la capital sin perder su raíz sinaloense, representaba el modelo a seguir. Ya fuera en Los tres García (1946), Nosotros los pobres (1947), Ustedes los ricos (1947), o Los tres huastecos (1948), Infante encarnó las aspiraciones de millones de mexicanos que, simplemente, querían ser como él en sus películas.

Epoca de Oro

Regresar

 Página principal

 Por fin: La época de oro

Avanzar